miércoles, 9 de octubre de 2013

¿Necesitas un asesor de imagen?

Para entender la figura del asesor de imagen es imprescindible hacer una reflexión sobre la imagen como un potente comunicador, donde las primeras impresiones son cruciales. Es fundamental prestar atención a la imagen que estamos dando, preguntarnos si nos sentimos bien con nuestro físico. El asesor nos ayuda a entender lo importante que es proyectar seguridad y confianza en nosotros mismos en todas las facetas de nuestra vida.
Un buen asesor de imagen ayuda a conseguir una apariencia coherente con lo que se quiere comunicar; entiende las necesidades del cliente, analiza y estudia de una manera totalmente personalizada las mejores propuestas de estilo. Conoce qué prendas y complementos te favorecen, descubre tu peinado estrella y maquíllate como una auténtica celebrity.

Con una imagen correcta y completa se consigue una coherencia entre el físico y la personalidad, por lo tanto potencia la credibilidad de la persona. El asesor de imagen entiende la imagen como un todo.

El trabajo de un buen asesor de imagen se divide en tres pasos:
Conocimiento de la persona: que engloba la forma de vida, objetivos, circunstancias socio-económicas, ritmo de vida, eventos, trabajo, ocio…
Realización de un estudio completo: Análisis morfológico de rostro y cuerpo, estudio del tipo y tono de piel, estudio cromático y análisis del cabello (color, cuidado, calidad, volumen). Un buen asesor no olvidará tu cuerpo (pies, manos, piernas, pecho). Te aconsejará como cuidarte, potenciando la idea de que la imagen empieza en el interior.
Materializar las propuestas: Con todos los datos analizados, el asesor desarrolla un dossier con imágenes y textos, una guía personal sencilla que comprendas al 100%.. En este momento estaremos preparadas para fomentar y reforzar nuestra personalidad a través de la imagen, facilitando el éxito personal y social en cualquier circunstancia.