miércoles, 29 de enero de 2014

Vestido largo, cuando llevarlo...

  • Por similitud en el vestuario masculino podemos decir que es la prenda de más etiqueta del vestuario femenino.
  • Aunque los diseños estén muy influenciados por la moda, se caracterizan por su elegancia y por la utilización de telas de gran calidad como rasos, sedas, terciopelos, etc.
También los complementos a lucir deberán ser de gran calidad.


Para elegir un vestido de "etiqueta" la mujer cuenta con una amplia variedad de posibilidades, discretos escotes, tirantes sugerentes, espaldas al aire, etc. Pero siempre manteniendo el gusto y la elegancia.

El vestido debe ser largo cubriendo en su totalidad las piernas, hasta el suelo; se recomienda vestir medias, aunque no se vean las piernas. Los zapatos deberán ser altos y de tacón fino, a juego con el vestido.


El bolso pequeño, de mano, de metal, carey o de tela con pedrería o brocados. Respecto de joyas, pocas y de calidad un collar, unos pendientes y alguna pulsera y sortija).


Las perlas y los diamantes siguen siendo las reinas de la noche: son elegantes y no se pasan de moda. Los vestidos de noche, admiten incrustaciones de pedrería, lentejuelas y diseños más lujosos que los vestidos de día


Los colores, por regla general, oscuros (el negro sigue siendo el rey) aunque la moda influye mucho en ello. Admite vistosos complementos como los guantes largos hasta el codo o por encima de él. Abrigos de fantasía, o de visón, echarpes, mantones, etc.
Aunque algunos diseñadores como Ives Saint Laurent han creado el "esmoquin femenino" con pantalón, no puede ni debe cambiarse por el vestido largo. Es elegante, pero aún no es equiparable al vestido de noche. 


Al esmoquin frac de los caballeros, les corresponde, por regla general, el traje largo de las señoras, aunque en determinadas ocasiones, al esmoquin le puede corresponder el traje de cóctel, si la ocasión no es tan formal para requerir vestido de noche.


Hay algunos expertos que tratan de hacer la distinción entre vestido largo y de gala, cuando este último lleva una pequeña cola. Pero no está reconocida como tal esta diferencia en el vestuario femenino, por el mundo de la moda ni del protocolo.