Tratamientos caseros anticelulitis.


El 85% de las mujeres la padece y hasta la fecha no hay nada que la erradique para siempre, pero podemos luchar para mejorar su aspecto, y para ello vamos a ayudarnos de productos naturales toma nota y vamos a darle guerra a la celulitis.



Exfoliante de sal marina

Los exfoliantes estimulan la circulación sanguínea y la circulación de la linfa, por lo que ayudan a reducir el aspecto de la celulitis y reafirmar la piel.
Lo ideal es que te duches con agua tibia, y luego pases sal marina por las áreas afectadas, masajeando suavemente en movimientos circulares durante un par de minutos. Enjuaga con agua tibia y luego con agua bien fría.
Intenta hacer esto al menos tres o cuatro veces a la semana.

Exfoliante de café
La mayoría de los productos anticelulíticos tienen como ingrediente activo la cafeína. Si queremos una opción más natural podemos utilizar granos de café molidos para conseguir una piel más tersa y firme.
Mezcla el café con crema hidratante y masajea en los sitios problemáticos. Lava bien la piel con agua tibia.

Aromaterapia

Uno de los mejores tratamientos anticelulíticos completamente naturales, la aromaterapia puede hacer maravillas en tu piel de forma fácil: mediante masajes de aceites esenciales.
La clave está en encontrar la mezcla perfecta. Si quieres, puedes probar con dos gotas de aceite esencial de hinojo, dos de romero y tres cucharadas de aceite de almendras.
Lo bueno de esto es que lo puedes utilizar todos los días luego de la ducha, haciendo un masaje en las zonas afectadas para mejorar la circulación de la sangre.

Té de hierbas

Los tés de hierbas suelen tener muchos beneficios para la salud y la belleza si son ingeridos a diario.
Algunos tienen propiedades diuréticas que ayudan reducir la retención de líquidos, y por ende, mejorar el aspecto de la piel: el té de cola de caballo, diente de león, perejil, tomillo, cáscara de limón, té verde y ortiga. Se deben tomar una o dos tazas al día.

Limón y pimienta

Este es un remedio que se debe ingerir, no aplicar de forma tópica. Para eso, debes mezclar en un vaso de agua el jugo de un limón y un puñado de pimienta de cayena. Bebe esta preparación tres veces al día y verás cómo mejora tu piel. Lo ideal es que combines esto con algún tratamiento tópico, como una crema o un exfoliante.




Entradas populares